12. ¡Me meo de la risa!

  • por
Me meo de la risa

https://open.spotify.com/episode/03bow22RYduQcZSIY8eG6k?si=0_3U6w5nTWOl5dCPn3FBBw

Puedes seguir este podcast en iVoox aquí.

Si prefieres Spotify, encuéntralo aquí.

¿Te gusta más en vídeo?

Transcripción del episodio “12. ¡Me meo de la risa!”

Ayer un amigo me contó la historia de cuando se cayó en la nieve y empezó a dar un montón de vueltas sobre sí mismo, colina abajo, y luego se levantó del suelo y siguió andando como si nada… y mientras me lo contaba casi me meo de la risa.

¡Hola a todos y todas! Bienvenidos al podcast “Para hablar español”. Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español, presencial y online.

He dicho “me meo de la risa”. Bueno, “me meo” es una frase bastante interesante porque puede ser verdad o no. A veces, nos podemos estar riendo tanto que corremos el riesgo de “hacernos pipí”. Otras veces, a lo mejor, no nos estamos haciendo pipí pero diremos de todos modos “me meo”, porque es una expresión muy común que significa que algo nos hace muchísima gracia.

En otras palabras, vamos punto por punto. En primer lugar, “mearse” es un verbo muy informal. De hecho, yo diría que es vulgar, es decir, solo podemos usarlos en contextos de mucha confianza, como en nuestra familia, con nuestros amigos, y ya está. ¿Qué significa? Bueno, significa lo mismo que hacer pipí, que es tener la necesidad fisiológica de ir al baño.

Entonces, sabemos que “mearse” es un verbo muy informal y, por tanto, “me meo” (que es la expresión que he utilizado antes) significa que necesito ir al baño para hacer pipí. Además, “hacer pipí” es una forma más suave y más infantil de decir lo mismo. Es decir, significa “mearse”, tener la necesidad de ir al baño a cumplir con nuestras necesidades fisiológicas, pero, “hacer pipí”, como digo, es más suave y mucho más infantil.

Entonces, para no decir “me meo”, porque es mucho más vulgar, podemos decir “ay, me hago pipí”, voy al baño. Lo pueden decir los niños o lo pueden decir los adultos que quieren ser un poquito más educados, porque es cierto que “mearse” es mucho más vulgar.

Y aparte de todo esto, y la razón de este episodio del podcast, es… el otro significado de “me meo”. Sabéis que a veces, cuando nos estamos riendo muchísimo, porque algo es súper gracioso, porque nos hace muchísima gracia, corremos el riesgo (en algunas ocasiones, no siempre, y unas personas más que otras) de hacernos pipí. Sentimos esa necesidad de ir al baño rápidamente porque nos estamos riendo muchísimo. Pues de ahí viene el origen de la expresión “ay, ¡me meo”, “me meo de la risa”.

Podemos elegir: “me meo”, “me meo de la risa”, pero es lo mismo. Algo nos hace muchísima gracia. Y a lo mejor no nos estamos meando, a lo mejor no nos hacemos pipí, pero la expresión “me meo” ya significa que me hace muchísima gracia.

Y ya sabéis, como sigue siendo una expresión vulgar, aunque tenga otro significado, que solo podemos usarlo en contextos de muchísima confianza (con nuestros amigos, con nuestra familia y ya está). Por ejemplo, imagina que te han contado un chiste buenísimo y no puedes dejar de reír. ¿Qué dirías? Podemos decir “¡ay, qué bueno! ¡Me meo!”.

Tengo una anécdota que es totalmente real. A veces, juego con mi perra, con mi perra grande, al escondite. O sea, a escondernos. Sobre todo yo. Yo me escondo y ella me tiene que encontrar. Pues el otro día yo estaba escondida dentro de la ducha y mi perra estaba entrando en el baño. Salí de mi escondite rápidamente y pegué un grito. ¿Qué pasó? Que la pobre, mi perra, se asustó muchísimo y ella pegó otro gritito. Tengo que decir que me hizo muchísima gracia y casi me meo de la risa.

Por otro lado, que sepas que también podemos decir “mearse de la risa” o “casi mearse de la risa”. Por ejemplo: “¡Casi me meo de la risa cuando me contó ese chiste!” o “me meé de la risa cuando me contó ese chiste”. Evidentemente, sabemos que “me meé de la risa” no significa que de verdad te hicieras pipí por la risa, no, sabemos que es la expresión de que te hizo muchísima gracia.

Pero podemos elegir decir “casi” o no. “Casi me meo de la risa”, “casi me meé de la risa”, “me meé de la risa”, “me meo de la risa”. Con el “casi”, sin el “casi”, como queráis. “De la risa” o sin “de la risa”, como queráis también. Por ejemplo: casi me meo, casi me meo de la risa, me meo, me meo de la risa… Vosotros decidís. Es exactamente lo mismo.

¿Y tú? ¿Cuándo fue la última vez que casi te measte de la risa?

Nos vemos o nos escuchamos muy pronto en este podcast “Para hablar español”, en el canal de Youtube “Erre que ELE” o en las redes sociales.

¡Hasta pronto! ¡Chao!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *