Los peores errores de los estudiantes español: los errores más vergonzosos en español

Los peores errores de los estudiantes de español

Estos son los PEORES errores que puedes cometer como estudiante de español, no importa qué nivel tengas :).

 

Transcripción del vídeo “Los peores errores de los estudiantes español: errores vergonzosos”

-¡Buenas tardes! ¿Qué quiere de comer?

-Quiero polla.

¿Veis esta taza? Pues esta vez es para vosotros. En el vídeo de errores típicos de los nativos hispanohablantes, la taza con una tila era para mí, pero esta vez, queridos estudiantes de español, la vais a necesitar vosotros.

Bueno, tonterías aparte. Tener errores está bien, está perfecto, porque significa que lo estáis intentando. La clave para aprender una lengua es intentarlo, arriesgarse, cometer errores y descubrirlos para mejorar. Pero no descubrirlos y ya está, descubrirlos y actuar para mejorar.

-¡Ja! No tenéis más que escucharme a mí hablando chino. Habría que encerrarme.

Y si estáis aquí, es porque queréis mejorar. ¿O no? Bueno, en cualquier caso, os aseguro que los errores que vamos a ver en este vídeo NO los queréis cometer. Y no solamente no los queréis cometer, sino que estoy segura de que en cuanto veáis el vídeo, desde el principio hasta el final, no vais a tener NINGUNO de estos errores.

-A ver, relájate, que eres buena profesora, pero no tanto. Que ningún estudiante se acuerda de tooooooodos los contenidos de cada clase.

No, no. No es por eso. Es que los errores que vamos a ver… son SÚPER, súper vergonzosos. Es decir, si los cometéis… os moriréis de vergüenza. Vamos a descubrir por qué.

¡Hola a todos y todas! Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español. ¡Empezamos!

-¡Buenas tardes! ¿Qué quiere de comer?

-Quiero polla.

-Pues aquí no tenemos de eso, pero si baja usted una calle y tuerce a la derecha, puede entrar en una discoteca en la que encontrará una gran variedad.

-Muy bien. Gracias.

A ver, ¿cómo os explico yo lo que es “polla” en España? Una imagen o muchas imágenes valen más que mil palabras.

Cuando un estudiante de español dice (normalmente) “quiero polla” o “tengo dos pollas” o algo así, es bastante probable que no se refiera a “polla” y se refiera a “pollo” o a “gallina”. O a “polla”, ¿por qué no?

-¿Sabes, tía? No quiero nada con él.

-¿Por qué, tía?

-Porque estoy embarazada.

“Embarazada” NO significa que tengas vergüenza, que estés avergonzada. Significa que tienes un bebé en la barriga. Y si estás embarazado, a no ser que sea por algún milagro de la ciencia, significa que estás lleno de comida y de felicidad.

-Porque estoy embarazada.

-¿Que estás QUÉ? ¿De cuántos meses estás?

-¿Me estás llamando gorda?

-Que no, ¿pero no has dicho que estás esperando un bebé?

-¿Qué dices? Digo que estoy avergonzada. La última vez que lo vi le robé todo el chocolate.

-¡Feliz ano nuevo!

-Eeeh… gracias, pero… sigo teniendo el mismo ano. No me he puesto ninguno nuevo.

Es bastante probable que alguna vez en tu vida hayas escrito “ano” en lugar de “año”, ¿verdad? Pues no lo vuelvas a hacer. Bueno, no lo hagas… a no ser que estés preguntando de verdad por el ano de la otra persona. El ano, por si aún no lo has adivinado, es el ojo ciego que tenemos todas las personas.

-¡Hola!

-¡Hola!

-¿Cuántos anos tienes?

-Uno.

-Muchas gracias por tu ayuda. Estás muy buena.

-Eh… Gracias. No soy lesbiana, pero tengo varias amigas que sí. Si quieres, te presento a alguna.

Ser buenos no es lo mismo que estar buenos, queridos amigos. Por cierto, hablé sobre eso en el episodio 21 del pódcast “Erre que ELE: Para hablar español”. “Ser bueno” o “ser buena” significa ser buena persona, ser amable, comportarse bien con los demás o ser bueno haciendo algo. Pero “estar bueno” significa ser atractivo, ser sexy, y es muy coloquial.

Además, ¡cuidado! No se lo podemos decir a nadie de forma directa a no ser que tengamos muchísima confianza con él o con ella, porque sería una falta de respeto. “Eh, estás muy bueno” o “eh, estás muy buena”… NO. Es una falta de respeto. Lo utilizamos con amigos para hablar de otras personas.

-Madre mía, el actor Rodolfo Sancho está buenísimo.

-Ya ves.

-Estoy excitada.

-Vale, pero estamos en clase de español. Creo que no es el momento ni el lugar, ¿eh?

No uses “excitado” o “excitada”. No uses “excitarse”. Usa “entusiasmarse”, “emocionarse”, “entusiasmado”, “entusiasmada”, “emocionado”, “emocionada”. ¿Por qué? Porque sí, “excitado” también significa “entusiasmado” o “emocionado”, pero… si dices “estoy excitado”, nadie va a pensar que estás emocionado. Van a pensar en un sentido sexual. En la actualidad, con nuestras mentes tan pervertidas, pensamos automáticamente en uno de los significados de “excitado”, que significa que tienes despierto el deseo sexual. No lo uses. A no ser que venga bien usarlo, claro.

-Estoy caliente, ¿y tú?

-La verdad es que no.

¡Cuidado, chicos! “Estoy caliente” significa que quiero fiesta, pero fiesta sexual. Si hace calor, tenemos calor, pero no estamos calientes, ¿de acuerdo?

-La verdad es que no.

-Ay, perdona. Quiero decir que tengo calor.

-Ya.

-Lucía, no toques los cojones, que los tengo mojados todavía.

-¿Qué?

-Los cojones, que no los toques, que los tengo mojados todavía.

A ver… “cojones” son los… eso. Lo que acompaña a eso otro. Así que cuidado, porque tenemos un par de palabras muy parecidas: “cajones” y “cojines”, que no “cojones”, ¿eh?

-Lucía, no toques los cojones, que los tengo recién pintados.

-¿Los qué?

-Perdona, los cajones. Los cajones de la mesa.

-¿Estás constipado?

Este último no es un error que vosotros cometáis. No. Pero es algo que podéis entender mal por influencia del inglés. “Constipado” en español no tiene nada que ver con vuestra relación con el váter, con el baño, con el aseo. Si estamos constipados, significa que estamos resfriados, nada más.

Por cierto, el otro día en Instagram, antes de hacer este vídeo, hice una encuesta para preguntarles (a todos los estudiantes de español que me siguen en Instagram y que quisieran compartir su respuesta) cuál es el error más vergonzoso que han tenido. Me dijeron un montón de errores y la mayor parte de ellos no eran vergonzosos. O sea, no son los peores errores que pueden tener. No tienen por qué causarles vergüenza.

Por ejemplo, equivocarse en el uso de los artículos o equivocarse en la elección de una palabra, como fuente y fontanero, que me hizo gracia y tal, pero no son errores vergonzosos. Son errores normales que tenemos cuando estamos aprendiendo otra lengua. Pero sí hubo algunos que sí son un poquito vergonzosos. Pero, vamos, muy pocos errores. Un error, por ejemplo, que no llega a ser vergonzoso, es (según nos contó este chico):

“Di un discurso que impresionó a todos y luego me di cuenta de que lo había dicho de forma vulgar”.

A ver, este es un error que depende de cuán vulgar hayas sido, de cómo de vulgar hayas sido, puede ser un poco vergonzoso, ¿no? Porque si estás ahí con jefes y jefas y en vez de decir “hola, buenas tardes” dices “eh, ¿qué pasa, colega?”, vale, sí, es un poco vergonzoso. Pero seguro que no tan vergonzoso como estos otros dos errores que nos han compartido (que, por cierto, los dos los he nombrado antes a lo largo de este vídeo).

Una estudiante de español dice “cojines = cojones, me morí de vergüenza”. Efectivamente, los cojines son como pequeñas almohadas para apoyar la cabeza y los cojones… ya hemos aprendido qué son. El siguiente ejemplo vergonzoso es que dijo: “quiero pedir un bocadillo con polla”. Efectivamente, este es un error por el que seguro que pasaste mucha vergüenza, pero mucha más vergüenza el camarero.

Así que os repito lo mismo que al principio: tener un error, tener muchos errores, es perfectamente normal, aceptable e incluso necesario. Por eso, no pasa nada, solamente os he señalado los errores anteriores, todos estos errores vergonzosos, porque son los peores errores que podéis tener. Errores que os ponen en situaciones un poco comprometidas. Pero todos los demás errores… no pasa nada, chicos, de verdad.

Bueno, chicos, si os ha gustado este vídeo no os olvidéis de dejarme un “me gusta”. ¿Queréis más vídeos sobre errores en español? Os leo en los comentarios.

Ya sabéis que tenéis la transcripción de este vídeo en www.errequeele.com, además de muchos ejercicios para practicar. Nos vemos o nos escuchamos muy pronto aquí, en Erre que ELE, en el pódcast “Erre que ELE: Para hablar español”, o en las redes sociales, Instagram o Facebook. ¡Hasta pronto! ¡Chao!

 

Ahora que ya conoces cuáles son los peores errores de los estudiantes de español como lengua extranjera, ¿te gustaría saber cuáles son los ERRORES más COMUNES entre los NATIVOS hispanohablantes? Aquí los tienes.

 



Puedes encontrarme en:

2 comentarios en «Los peores errores de los estudiantes español: los errores más vergonzosos en español»

  1. Pingback: 43. No cojas autobuses en Argentina (pódcast Erre que ELE: Para hablar español) - Erre que ELE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *