ERRORES típicos en ESPAÑOL que cometen los hispanohablantes NATIVOS

Errores típicos en español de los nativos hispanohablantes

Vamos a ver cuáles son los ERRORES más típicos que cometen los hispanohablantes nativos, tanto españoles como hispanoamericanos. ¡Cuidado, estudiantes de español, porque seguro que los habéis visto todos y quizá no sabíais que son errores! ¿Conoces más errores típicos de nativos? ¡Hablamos en los comentarios! Habrá una segunda y puede que una tercera parte… ¡Con tantos errores, pues ya veis!

 

Transcripción del vídeo “Errores típicos en español que cometen los nativos hispanohablantes”

Bueno, como veis, aquí tengo una taza. ¿Sabéis de qué? De tila. “¿Por qué tienes una taza de tila, Lucía?”, pensaréis. Pues porque la tila sirve para relajarnos y yo necesito relajarme. Necesito relajarme porque los errores que vamos a ver hoy me ponen de los nervios, me ponen muy nerviosa.

Si eres un estudiante de español y tienes estos errores, no pasa nada, no pasa nada, te perdono, pero si eres nativo hispanohablante y tienes estos errores… bueno, bueno, bueno… A ver, si eres nativo hispanohablante y estás viendo este vídeo es porque quieres asegurarte de que no tienes errores o porque quieres dejar de cometerlos, así que… bueno, también te perdono. Pero si te vas antes de que acabe el vídeo… te va a perdonar Cira. Y Cira no perdona a nadie.

¡Hola a todos y todas! Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español. Hoy vamos a ver errores típicos en español que cometen los nativos hispanohablantes, es decir, tanto los españoles como los hispanoamericanos. Pero es que hay tantos errores típicos que no vamos a poder verlos todos en un vídeo, así que es bastante probable que haya una segunda parte, un segundo vídeo y quizá un tercero, también.

Además, he preparado ejercicios para vosotros en www.errequeele.com para que descubráis vosotros mismos si cometéis estos errores o no. Y, como siempre, también tenéis la transcripción de este vídeo y de muchos más en la web. Os dejo el enlace aquí abajo.

¡Empezamos!

Hay, ay, ahí

Muchísimos hispanohablantes los intercambian como les da la gana. Los he visto de todas las maneras y colores. Pero en realidad es muy fácil.

  • “Hay” es del verbo haber.
    • “Hay mucha comida en la mesa”.
  • “Ay” es una interjección para expresar emociones.
    • “¡Ay! Qué cansada estoy”.
  • “Ahí” es un adverbio de lugar.
    • “El bolígrafo está ahí”.

Una frase con todo: “¡Ay, hay una cucaracha ahí!”.

*Dijistes

Esta es una de las cosas que más odio. Pero tiene su sentido. ¿Por qué tiene sentido? A ver, la segunda persona del singular (tú) del presente de (por ejemplo) “decir” es… “dices”. Entonces, claro, los hispanohablantes piensan: “ah, claro, hay una s al final de dices”. Pues voy a ponerla también en el pretérito indefinido, en la segunda persona (tú): *Dijistes, *fuiste, *hicistes… Bueno, bueno, bueno, vamos a parar porque, si no, me voy, me voy.

Por favor, queridos estudiantes de español, cuidado. Los hispanohablantes nativos asocian la “s” final del tú del presente y la añaden al pretérito indefinido, al tú del pretérito indefinido. Pero no tiene “s”, ¿de acuerdo? No es *dijistes, es *dijiste, fuiste, hiciste, comiste, bebiste… No hay “s” nunca.

*Tí

“Ti” no tiene tilde, ¿vale? No tiene tilde. La vais a ver millones de veces escrita con tilde, pero está mal. Hay una razón por la que esto sucede. Pero para entenderlo tenemos que ver dos cosas: primero, lo que es una palabra monosílaba y, segundo, lo que es la tilde diacrítica, que suponen, a su vez, otros problemas.

Acentuación de monosílabos

Los monosílabos son palabras de una sílaba. Ya está. Así de fácil. Por ejemplo: sol, sal, vio, col, ti… Pues bien, los monosílabos NO se acentúan. No. No tienen tilde. Entonces, por eso, “ti” es una palabra monosílaba y no lleva tilde. Pero, entonces… ¿por qué existe esta confusión con “ti”?

La tilde diacrítica

Esta confusión la crea la tilde diacrítica. En español, igual que en muchos otros idiomas, hay varias palabras que coinciden. Entonces, para diferenciarlas, unas llevan tildes y otras no. Por ejemplo: “mí” y “mi”. Se escriben igual, pero son dos palabras con significados diferentes. Por eso, utilizamos una tilde para diferenciarlas. Eso es la tilde diacrítica. El pronombre personal “mí”, o sea, el referido a yo (a mí, por mí, para mí, de mí…), lleva tilde. Pero el adjetivo posesivo “mi” (mi casa, mi coche, mi amigo…) no lleva tilde.

Y, como estas, hay muchas otras palabras: más y mas, sé y se, aun y aún, etc. Es de aquí de donde viene la confusión con “ti”. Claro, la gente ve “mí” con tilde y dice: “pues… pues si tiene tilde, ti también y ya está”. Pues no, chicos. Ti no tiene tilde jamás.

*Habían muchas personas

Este es un error que… ¡Virgen Santa! Es que lo comete la gran mayoría de los hispanohablantes. Al final, la Real Academia de la Lengua Española (la RAE) va a decirr: “venga, podéis usar *habían, *habemos, blablablá, pero por pesados”.

El verbo haber puede ser un auxiliar, o sea, puede acompañar a otros verbos: he comido, había llegado, hemos llegado… Ahí es un auxiliar y no vamos a hablar de eso. El problema con haber es cuando funciona solo, como verbo principal.

Pues bien, cuando funciona solo, como verbo principal, sin otros verbos, NO puede ser plural. Nunca. Jamás. En la vida. NO podemos decir “*habían muchas personas”, “*habemos muchos amigos”. ¡Por dios! No. Este error es tan extendido que lo comenten incluso profesores de español, que yo lo he visto con estos ojos, ¿eh? No, por favor. Si veis a vuestro profe diciendo “habían”, le decís: “Profe, va a ser que no”. Por eso, chicos, fuera de bromas, tened mucho cuidado con eso porque es un error. Es un error y es muy común. Yo creo que es uno de los más comunes de todos estos. No, en verdad, todos son muy comunes…

Entonces, lo correcto es decir “había [en singular] muchas personas”, “estamos [no “habemos”, cambiad el verbo] muchos amigos”, etc. ¿Y oor qué? Porque el verbo haber es impersonal y eso significa que NO tiene sujeto. Y, por tanto, si no tiene sujeto, no puede estar en plural, solo en singular.

-*Habrán muchos platos en la fiesta.

-¿Qué has dicho?

-Habrá muchos platos en la fiesta.

A, ha

Otro error relacionado con el verbo haber es que muchos hispanohablantes confunden la preposición a con la tercera persona del singular del presente del verbo haber, ha, con h. Estaos atentos a esto.

“Me voy a comer” versus “ha comido muchísimo”.

A ver, haber

Esto, como decimos en español, me lleva por el camino de la amargura. Todos los errores de los nativos hispanohablantes (no de los estudiantes de español, ¿eh?) me molestan, la verdad, porque soy un poco maniática… Pero cuando veo “*haber si quedamos pronto” escrito de esa forma… Me llevan los demonios.

  • Haber escrito así es simplemente el verbo haber y ya está. Por ejemplo:
    • “Tendría que haber llegado antes”.
    • “Debe haber mucha ropa en el armario”.
  • A ver es la suma de la preposición a y del verbo ver y lo utilizamos para muchas cosas. Puede ser con el significado “para ver algo”, por ejemplo:
    • Sube a casa a ver la televisión.
  • Pero a ver también es una expresión fija que utilizamos para muchas otras cosas. Por ejemplo, para mostrar interés, para pedir ver o comprobar algo y también lo usamos como muletilla, entre otras cosas. Y si añadimos “si” al final, funciona como otra estructura fija: a ver si. Y de esa forma significa miedo, expectación, deseo, interés, etc.
    • ¿A ver? ¿Me lo enseñas?
    • A ver qué ocurre.
    • A ver… Eh… Déjame pensar.
    • ¡A ver si nos vemos!

*Haiga

La forma *haiga es ultra vulgar. O sea, los otros errores los pueden cometer personas que tienen cierta formación (formación secundaria, formación superior e incluso formación universitaria), pero este error pertenece a un tipo de persona que se mueve en un ambiente más rural o que quizá no tiene ningún tipo o casi ningún tipo de estudio. Desde luego, sería muy raro que una persona con formación superior o formación universitaria dijera “*haiga”. Pero hay de todo en esta vida. Entonces, o no han recibido una educación o no hacían mucho caso, no prestaban mucha atención en la educación secundaria. Aun así, es un error bastante extendido, ¿eh? ¿Y a qué se refiere *haiga? ¿Qué significa *haiga? Pues es “haya”, es el presente de subjuntivo del verbo haber. En vez de decir haya, hayas o hayan, pueden decir haiga, haigas o haigan.

-Espero que *haigas visto el partido de hoy, ha sido bestial.

-¿Policía?

No, es una broma, es una broma. Estoy tomándome estos errores con humor, para no beber más tila, ¿vale? Pero siempre un respeto. Siempre un respeto. Simplemente, que no lo digáis y que sepáis identificarlo e identificarlo como un error que no debéis repetir.

*Hechar

Chicos, echar con h NO existe. Repito: no existe. Y vais a ver a muchísimos nativos utilizarlo con h (la madre que los parió). Desde muy pequeños, en España, nos enseñan esta frase: “lo primero que se echa del verbo echar es la h. Y se ve que mucha gente lo olvidó conforme iba creciendo, la gente lo olvida. Por eso, vais a ver muchos “te *hecho de menos”, “me han *hechado del trabajo”… La razón es que, supongo, se confunden con el verbo “hacer”, que sí lleva h y que coincide en alguna forma con el verbo echar. Por ejemplo, en hecho. Entonces, hecho de hacer (he hecho) sí tiene h. Pero echo de yo echo, del verbo echar, no tiene h.

En resumen, echar, en cualquiera de sus formas, no tiene h jamás.

La mayúscula en días, meses, nacionalidades y lenguas

Para terminar esta lista tan bonita de errores, os voy a decir algo que quizá (no lo sé) no sabíais. Los días de la semana, los meses, las nacionalidades y las lenguas se escriben en minúscula. Siempre, a no ser que estés iniciando una frase, claro. Si es la primera palabra de una frase, por supuesto, pero si no… minúscula. O sea, no podemos escribir Lunes con mayúscula, Febrero con mayúscula, Española con mayúscula, Español con mayúscula. No.

Aun así, vais a ver ochenta mil millones de veces que la gente los escribe todos esos (o algunos) con mayúscula. Está mal. Tenéis que escribir, por ejemplo, una frase como esta: “Soy francés y estudio español los lunes de febrero”. ¡Buen trabajo!

Bueno, chicos, espero no haberos explotado el cerebro con tantos errores típicos. Y, en fin, ya sabéis que va a haber una segunda parte, así que, si no os habéis tomado una tila, espero que os preparéis una para el siguiente vídeo. Porque sí, nos quedan todavía muchos errores típicos de los hispanohablantes. Paciencia, amigos. Para saber cuándo será, suscribíos si no lo estáis ya y activad la campanita, dadle a la campanita para no perderos el siguiente vídeo y que Youtube os avise.

Ya tengo la lista con más errores típicos de los nativos preparada, pero escribidme en los comentarios qué errores típicos conocéis vosotros. ¿Alguna vez os ha confundido algún error y habéis dicho “ah, yo lo estoy escribiendo mal” y no, luego habéis visto… “ah, no, es él (o es ella) quien lo está escribiendo mal? Seguimos hablando en los comentarios.

Ya sabéis que tenéis la transcripción de este vídeo y de muchos más en www.errequeele.com. Además, encontraréis en la web varios ejercicios para descubrir vosotros mismos si también cometéis estos errores o no. Tenéis el enlace en la descripción.

Nos vemos o nos escuchamos muy pronto aquí, en Erre que ELE, en el pódcast Erre que ELE: Para hablar español, o en las redes sociales, Instagram o Facebook. ¡Hasta pronto! ¡Chao!



Puedes encontrarme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *