16 formas diferentes de decir DE NADA en español

  • por
16 formas de decir de nada en español

Aquí tienes 16 formas alternativas para no decir solo “DE NADA”: opciones para contextos informales, formales y laborales. ¿Conoces más formas? 🙂

Transcripción del vídeo “16 formas diferentes de decir DE NADA en español” de Youtube

-Oye, muchas gracias por cuidar de mi hijo esta noche.

-No ha sido nada.

 

-Gracias por ayudarnos con el español, Lucía.

-Para eso estamos.

 

-Siento haberme liado con tu novio, amiga mía. Gracias por perdonarme.

-Nada, mujer, no te preocupes.

 

¡Hola a todos y todas! Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español. Hoy vamos a ver muchas formas diferentes de decir “de nada” en español. Así, ya no tenéis excusa para decir solamente “de nada”, ¿eh?

Recordad que tenéis la transcripción de este vídeo y de muchos más en www.errequeele.com. ¡El enlace está en la descripción!

¡Empezamos!

 

Nada

Lo utilizamos para quitarles importancia a las cosas.

-Gracias por ayudarme con esta palabra.

-Nada, mujer, qué tontería.

 

“Gracias a ti” o “a ti” (o “a usted”, “a vosotros”, “a ustedes”, según la formalidad)

Este lo usamos sobre todo en las tiendas, cuando compramos algo, aunque también en otras situaciones.

-Aquí tienes la libreta.

-¡Gracias!

-¡A ti!

 

-Gracias por cuidar de mi hija.

-Gracias a ti. Es súper bonita.

 

 

No es nada/no ha sido nada

Este tiene el mismo uso que “nada”: para quitar importancia.

-De verdad, te agradezco que me hayas comprado un coche.

-Qué va, no es nada, si tenía un descuento…

 

-Gracias por traerme al aeropuerto.

-No ha sido nada, me venía de paso.

 

No hay de qué

Esta forma es como “de nada”: no hay razón para dar las gracias, no hay de qué.

-Gracias por comprarme ochocientas mascarillas.

-No hay de qué.

 

Ya ves tú

Esta forma es bastante común y coloquial. La usamos en contextos informales, con amigos y familiares. Es una forma de decir: es una tontería, ¿por qué me das las gracias?

-Ay, qué bonito este abrigo para Cira. ¡Muchas gracias!

-¡Ya ves tú!

 

Sin problema

Este significa que no hay problema, que no pasa nada, que no me supone ningún esfuerzo ayudarte.

-Gracias por dejarme tu móvil.

-Sin problema, no te preocupes.

 

No te preocupes

-Muchas gracias por hacer la comida tú hoy. Es que estaba súper cansada.

-Nada, no te preocupes, me gusta cocinar.

 

Ahora, vamos a ir subiendo un poquito el nivel de formalidad. Las siguientes las podemos usar tanto en contextos informales como en contextos formales, pero, eso sí, son más corteses.

 

Encantado/a

Estoy encantado o encantada de hacerlo.

-Gracias por invitarme a comer.

-Encantada.

 

Lo que necesites

No es nada, te ayudo en lo que necesites.

-Uf, gracias por ayudarme con la mudanza, de verdad.

-Lo que necesites, no te preocupes.

 

“Un placer” o “ha sido un placer”

Significa que no es nada, porque para mí es un placer ayudarte.

-Gracias por responder a mis preguntas sobre el cambio climático. Que tenga un buen día.

-Ha sido un placer. ¡Hasta pronto!

 

“Mucho gusto” o “con mucho gusto”

Es igual que el anterior: para mí es un placer, un gusto, ayudarte.

-Perdone, ¿se va por aquí al hospital?

-Sí, recto por esta calle.

-Muchas gracias.

-Con mucho gusto.

Estas últimas expresiones ya eran más formales, pero las siguientes lo son todavía más, así que es bastante probable que no las escuchemos en contextos informales.

 

No se merecen

Significa que el acto no merece ser agradecido, por eso, “no se merecen las gracias”, porque no ha sido nada.

-Gracias por ayudarme a subir la maleta, pesa muchísimo.

-No se merecen. Que pase una buena noche.

 

Las siguientes, además de ser también formales, se utilizan sobre todo dentro de contextos laborales en los que les estamos dando las gracias a un trabajador que nos dice, como respuesta, que es su obligación como parte de su trabajo. Vamos a verlo.

 

Para eso estamos

-Gracias por el desayuno. Estaba espectacular.

-¡Para eso estamos!

 

Para servirle

-La habitación estaba tal y como la pedí, muchas gracias.

-Para servirle.

 

“Es mi deber” o “es mi trabajo”

-Vale, entonces compraré esta casa de aquí. Muchas gracias por su consejo.

-Es mi trabajo, un placer.

 

Ahora tenéis muchas opciones, ¿eh? Podéis revisarlas todas en la transcripción que encontraréis en www.errequeele.com. ¿Conocéis otras formas? Os leo en los comentarios. Nos vemos o nos escuchamos muy pronto, aquí en Erre que ELE, en el pódcast “Erre que ELE: Para hablar español” o en las redes sociales, Instagram o Facebook. ¡Hasta pronto! ¡Chao!



Puedes encontrarme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *