32. He metido la pata… (pódcast Erre que ELE: Para hablar español)

Pódcast Erre que ELE: Para hablar español

¿Qué significa «meter la pata»? Pues, para empezar, ¡es una expresión coloquial! Y es algo que yo he hecho estos días, como te cuento en el episodio… Je. Además, vamos a aprender otras formas de decir lo mismo, tanto informales como vulgares. ¿Te quedas a escucharlas?

 

Transcripción del episodio «32. He metido la pata…» del pódcast Erre que ELE: Para hablar español

Hola, hola, ¿qué tal? Bueno, chicos, antes de empezar el episodio de hoy, me gustaría pediros un favor. No sé si sabéis que tengo una página en Facebook que se llama exactamente igual que el canal de YouTube, Instagram, etc. Erre que ELE, ¿no? Pues me encantaría, me encantaría, que escribierais alguna opinión, alguna recomendación, alguna reseña en la página de Facebook. Si os gusta este pódcast, si os es útil, si también habéis escuchado o visto los vídeos de YouTube u otros contenidos y os gustan, os agradecería mucho que me dejarais alguna reseña en la página de Facebook, que, como ya os he dicho, se llama Erre que ELE.

Me encantará leer si os gusta el pódcast, si os es útil, qué tipo de contenidos es el que más os ha gustado… Todo lo que me queráis comentar, me gustará mucho leerlo. Bueno, claro, y si me dejáis 5 estrellas en Facebook pues más que mejor, ¿no?

En fin, empecemos ya con el tema de hoy: meter la pata. Esta es una expresión coloquial que seguro que muchos de vosotros conocéis. «Meter la pata» significa equivocarse. De hecho, voy a leer literalmente, palabra por palabra, la definición de la RAE, de la diosa Real Academia de la Lengua, y es «hacer o decir algo inoportuno o equivocado». Es decir, puede ser algo que decimos o puede ser algo que hacemos, pero que es inoportuno, que nos hemos equivocado, que no deberíamos haberlo hecho o no deberíamos haberlo dicho.

Y su origen no está totalmente claro, pero una de las versiones más aceptables está relacionada con la caza. Es decir, los cazadores de animales salvajes utilizan diferentes métodos para atraparlos. Pues uno de estos es el de utilizar una trampa que se coloca en el suelo, y cuando un animal pasa por al lado y coloca la pata encima, pues la trampa le atrapa, le coge, le engancha la pata al animal, ¿no? Entonces este animal ha metido la pata en una trampa.

Y claro, meter la pata para este animal es un error. No debería haberlo hecho, ¿verdad? Pues es bastante probable que este sea el origen de la expresión «meter la pata» con el significado de equivocarse. Aparte de «meter la pata», podemos decidir equivocarnos, claro, y también podemos decir de manera coloquial (porque no se suele decir como algo formal) el verbo «colarse». Uff, me he colado. Es como no tenía que haber entrado ahí, no tenía que haber entrado en ese tema, por eso me he colado.

De hecho, según la RAE, si buscamos «colar» encontramos, entre otros significados, «cometer equivocaciones». Claro, aquí pone coloquial: incluso la RAE misma nos dice que es un uso coloquial. «Decir inconveniencias o embustes», pero básicamente cometer equivocaciones. Si tú te has colado es porque has dicho algo o has hecho algo que no deberías haber dicho o haber hecho. Es exactamente lo mismo que meter la pata. Pues bien, hay otra forma más de decir eso mismo y es ya de una manera vulgar.

¿Alguna idea de cómo se dice «meter la pata» de manera vulgar? Pues lo vimos en un vídeo de YouTube, ¿eh? Si no lo conoces, ya puedes estar buscando cómo se dice. No sé si fue en el video «Español coloquial y español vulgar». No recuerdo exactamente el nombre del vídeo, pero está en YouTube, lo puedes encontrar en el canal Erre que ELE. Pues bien, la forma vulgar de decir «meter la pata» es «cagarla». La he cagado, la he cagado.

No debería haber dicho eso. O la he cagado. No debería haber hecho esta otra cosa. Vale, acabo de encontrar el vídeo en el que estaba pensando y se llama «Vocabulario del español real de España: español coloquial y español vulgar». Ahí tenéis «cagarla». En fin, volvamos a «meter la pata». Yo, chicos, os voy a contar una metedura de pata (porque este es el sustantivo) que tuve ayer.

Bueno, ayer que no es el ayer de cuando estés escuchando este pódcast. Pero quiero decir que lo tuve muy, muy recientemente. Tuve una metedura de pata de la que además no me di cuenta en el mismo momento, o sea, absurdo, me di cuenta horas y horas después. Pero bueno, os cuento. Estábamos comiendo en casa de mis suegros. Esto es un secreto, ¿vale? Que no salga de aquí, que no salga de aquí. Estábamos comiendo en casa de mis suegros y no sé cómo… Estábamos hablando de que vivíamos Antonio y yo de una manera un poco errante, que hemos estado viviendo en diferentes países y todavía no nos habíamos asentado en ningún país.

Pues bien, dije «bueno, mejor vivir de manera errante que no estar viviendo casi con 30 años todavía con los padres». Y esto lo dije porque cuando nos fuimos a vivir juntos por primera vez…. Bueno, cuando nos fuimos finalmente a vivir juntos, Antonio tenía veintimuchos. No recuerdo cuántos años. No sé si veintiocho años cuando nos fuimos a vivir juntos.

Así que yo dije «bueno, mejor estar así como estamos ahora, viviendo de una manera más o menos nómada, errante, antes que estar con casi treinta años todavía viviendo con los padres». Pues lo dije tal cual. Y no caí en la cuenta, no caí en la cuenta. Es decir, no pensé, no me di cuenta, no caí en que uno de los familiares que no era… Vamos a guardar la identidad de esta persona, vamos a mantenerla en secreto.

Un familiar de Antonio que estaba allí nunca se fue de casa de sus padres. Y tiene más (no sé cuántos años tiene ahora) de cincuenta años. Nunca se emancipó, nunca dejó de vivir con sus padres. Ahora, lamentablemente, sus padres ya han fallecido. Ya han muerto. Pero él nunca se fue de casa de sus padres.

Siempre ha vivido allí, en la misma casa. Pues bien, yo dije «más vale estar errantes de un sitio a otro que seguir viviendo con los padres casi con 30 años». Y mi metedura de pata fue, pues, que no había caído en la cuenta, no había pensado, que este familiar nunca se fue de casa, de casa de sus padres, así que cometí una cagada. Eso fue una cagada porque dije algo que no debería haber dicho delante de esa persona. No debería haberlo dicho.

Me colé, metí la pata, la cagué. Pues bien, no me di cuenta en ese momento. Yo noté, noté en la cara de mis suegros algo extraño. Es decir, estaban sonriendo, sonreían, pero era como una media sonrisa. No sé, yo veía algo raro en sus expresiones faciales y no sabía qué. Y no caí. No caí en la cuenta de qué es lo que pasaba, así que simplemente pensaba que quizá ellos estaban de acuerdo conmigo, pero tampoco lo querían decir abiertamente.

Y luego, varias horas después, estaba haciendo yo deporte, estaba haciendo deporte y no sé cómo me vino a la cabeza que este familiar de Antonio nunca se había ido de casa de sus padres y entonces fue como «¡Dios, qué cagada, qué cagada, qué metedura de pata, madre mía, qué vergüenza!» En fin, supongo que con este ejemplo tan patético ha quedado claro ya lo que es meter la pata, cagarla, colarse, equivocarse, ¿no?

Y nada más, lo vamos a dejar aquí por hoy. Reflexionad cuál fue vuestra última metedura de pata, vuestra última cagada, dicho de manera vulgar, y si queréis podéis compartirlo conmigo. Podéis escribirlo, por ejemplo, en los comentarios del blog donde estará, en www.errequeele.com, subido también este episodio. Escribidme cuál ha sido vuestra última metedura de pata.

Nos vemos o nos escuchamos muy pronto aquí en el podcast «Erre que ELE: Para hablar español», en el canal de YouTube Erre que ELE o en las redes sociales, Instagram o Facebook. ¡Hasta pronto! ¡Chao!

Encuentra transcripciones, ejercicios o vocabulario de otros episodios del pódcast «Erre que ELE: Para hablar español» aquí.



Puedes encontrarme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *