30. “Seguramente (¿o seguro?) te contrataré”, y un malentendido personal (pódcast Erre que ELE: Para hablar español)

Pódcast Erre que ELE: Para hablar español

¿”Seguramente” y “seguro” significan lo mismo? ¿Y “seguro que“? ¿Cuáles son las diferencias? Te lo cuento en este episodio y, además, para que no te olvides, comparto contigo una anécdota personal… un malentendido con “seguramente” y “seguro”.

“Seguramente vendrá mañana” o “vendrá mañana seguro”; “seguramente aprobarás el examen”, “aprobarás el examen seguro”… ¿Cuál es la diferencia? ¿Hay diferencia? ¿Significan lo mismo? Vamos a verlo.

Transcripción del episodio “30. “Seguramente (¿o seguro?) te contrataré”, y un malentendido personal”

¡Hola a todos y todas y bienvenidos al pódcast “Erre que ELE: Para hablar español”! Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español. Bueno, hoy vamos a ver algo ultra básico. Y digo que es ultra básico porque es un error muy común y no es un error gracioso, como los que publiqué el otro día en un vídeo de Youtube (en el de “Los peores errores de los estudiantes de español”), no. No es un error vergonzoso, pero es peligroso porque puede llevar a malentendidos. Nos pueden malentender o nosotros podemos malentender a otras personas. No es lo mismo, chicos. No es lo mismo “seguramente” que “seguro”. En absoluto. Os voy a poner un ejemplo, ¿vale? Os voy a decir dos frases y pensad cuál puede ser la diferencia de significado.

-Seguramente te contrataré.

-Te contrataré seguro.

¿Los dos significan lo mismo? Bueno, ya os he dicho que no, pero… ¿cuál creéis que es la diferencia? “Seguramente te contrataré” / “te contrataré seguro”. Pues la diferencia, queridos estudiantes de español, es que si yo digo “seguro” es que no hay otra opción. O sea, es esa opción y punto. Te voy a contratar, no hay ninguna duda. No existe otra posibilidad, no es posible que contrate a otra persona. No, te voy a contratar a ti. Te contrataré seguro. Es seguro que te voy a contratar.

Sin embargo, si decimos “seguramente te contrataré”, significa “probablemente te contrataré”. Está diciendo que hay una probabilidad alta. O sea, es probable que te contrate. Probablemente te contrataré. Seguramente te contrataré, pero no existe ninguna seguridad. No hay solo una posibilidad, que es la de contratarte, no. Hay varias posibilidades y una de ellas, que tiene mucha probabilidad, es la de contratarte. Pero no es seguro. No es seguro, no te lo puedo asegurar.

Y esta es otra diferencia: si decimos, chicos, “te lo aseguro”, estamos prometiendo algo, estamos asegurando algo. O sea, no hay más probabilidades. Por ejemplo: “te voy a contratar, te lo aseguro”. Es como decir: “Te lo juro, te lo prometo. Es seguro, te voy a contratar”. ¿Vale? “Te lo aseguro” o “ten por seguro que sucederá esto”. “Ten por seguro que sucederá esto”. Es decir, no tengas ninguna duda de que esto sucederá.

Pero “seguramente” lo solemos usar como “probablemente” y también cuando tenemos dudas. Es decir, ya no solamente estamos hablando de probabilidad. También queremos reflejar la duda que sentimos. “Seguramente, estará en casa”. O sea, no lo sé. Hay una alta probabilidad. Pero, además de la probabilidad, yo quiero mostrar mi duda. “Seguramente, no habrá llegado todavía”. Y si digo “seguro que… algo”. Vale, pues aquí cuidado, porque no es seguro. ¿De acuerdo? Estamos dando nuestra percepción de si algo sucederá o no. Estamos diciendo: “seguro que vendrá”, “seguro que hará esto”. Es bastante probable, porque desde nuestra percepción, para nosotros, es lo que va a ocurrir. Pero, al ser una forma de expresar nuestra opinión, porque pensamos, creemos que va a suceder algo, no deja de ser una probabilidad: “seguro que lloverá”. Y, luego, a lo mejor no llueve. Así que no es totalmente tan seguro. No es tan seguro. Expresamos una probabilidad.

“Seguro que está cansado y por eso no viene”. Fijaos en esta. En esta frase es mucho más claro: “seguro que está cansado y por eso no viene”. O sea, estamos pensando que es probable que esté cansado y que esa sea la razón por la que no viene. “Seguro que ayer hizo deporte y por eso hoy no ha querido venir”. “Seguro que ayer hizo deporte y por eso hoy no ha querido venir”. De nuevo, estamos expresando nuestra percepción de la realidad, lo que pensamos que ha ocurrido, cuál es la posibilidad más llamativa, más importante, para que algo ocurra o haya ocurrido.

Pues bien, repasando: “seguro que”, aunque suene con muchísima seguridad, aunque parezca que solo existe esa posibilidad, insisto: es, de nuevo, probabilidad. Y, por otra parte, “seguramente” también es probabilidad. Y, de verdad, lo he escuchado muchas veces a estudiantes de español o también a profesores no nativos que en realidad querían decir: “seguro”. ¡Cuidado! Si es seguro, “vendrá seguro”, “haré esto seguro”, cualquier cosa “seguro”, ya no estamos hablando de probabilidad. Estamos hablando de que va a ocurrir o de que ha ocurrido sí o sí, no hay otra opción.

Ah, y mucho cuidado, porque en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (en la RAE), aparece, si buscáis online, por ejemplo: “Seguramente”. 1. Probablemente, acaso. 2 (o sea, acepción o significado 2). De modo seguro.  En mi vida, en mi vida, nunca jamás, he escuchado “seguramente” con el significado de “de modo seguro”. Y aquí, el ejemplo que aparece en la RAE es: “habló ante el auditorio con gracia y seguramente”. ¿¡Seguramente!? ¿Pero qué…? Os aseguro que en mi vida lo he escuchado con este significado, ¿de acuerdo? A lo mejor, es algo un poco obsoleto, que ya no se utiliza.

Entonces, “seguramente…”, “probablemente…”. Y, ahora, chicos, para que entendáis la importancia de diferenciar bien “seguramente” de “seguro”, os voy a contar una anécdota personal, ¿de acuerdo? Esto es totalmente cierto: hace unos años, estando ya en China, yo iba a trabajar en la Universidad de Wuhan, en la universidad… no recuerdo si era la Universidad Normal de Wuhan… No me acuerdo.

Pero hubo unos problemas, porque al final no había suficientes horas de clase para asignarme y, entonces, en vez de contratarme para el primer semestre, me dijeron que iban a contratarme para el segundo semestre. Y el caso es que ya me habían dicho que me iban a contratar para el primer semestre. Entonces, yo estaba esperando. Ya había entregado los papeles y estaba esperando a que me dieran el contrato para firmarlo, ¿vale? Y, entonces, fue cuando, de repente, me dijeron que… que no, que al final no había suficientes horas de clase y que no podían contratarme para ese semestre.

Pues, evidentemente, me enfadé, porque había rechazado otras oportunidades laborales por esta oportunidad. Y, de repente, me habían dicho que no, que, al final, que me esperara al segundo semestre. Y digo: “bueno, vale”. Y, unas semanas después, me dijeron que empezara a preparar todo el papeleo para el visado de trabajo en esta universidad, que me hiciera también análisis de sangre y otros tipos de análisis que ellos necesitaban, de salud, para poder contratarme.

Y yo les dije: “a ver, todo este papeleo y estos análisis y todas estas cosas requieren mucho dinero, mucho tiempo, mucho esfuerzo. Entonces, necesito que me asegures -esto se lo dije a la profesora con la que yo estaba en contacto-, necesito que me asegures que me van a contratar, porque no quiero ponerme a hacer un montón de papeleo y de cosas, para que luego me hagan lo mismo que en el primer semestre y me digan que no, que al final no me contratan”. Y ella me respondió, palabra por palabra: “seguramente te van a contratar”.

Pues claro, chicos, ya os he dicho que “seguramente” significa “probablemente”. Es decir, que no es seguro, no existe solamente una opción, no. Que, quizás, quién sabe… Entonces, imaginaos mi cara cuando yo vi que me había escrito “seguramente te van a contratar”. Vamos, me quedé… ¿¡Perdona!? ¿“Seguramente”…? O sea, ¿que me voy a poner a hacer todo este papeleo para un “seguramente”? Claro, pero yo sabía que ella era profesora de español, pero no era nativa, ¿vale? Era china. Entonces, pues es normal que tenga algún error, no pasa nada. Es totalmente normal.

Así que le pregunté: “¿Seguramente? ¿O seguro que me van a contratar?”. Y, claro, ella se dio cuenta de que no significaba lo mismo y ¿sabéis que me respondió para salvar este problema, para superar este problema? Me dijo: “te aseguro que te van a contratar”.  “Te aseguro que te van a contratar”, ¿vale? Que eso es lo mismo que
“es seguro que te van a contratar”, “seguro que te van a contratar”. Es lo mismo. Y digo “bueno, vale”. Ahí ya me lo estaba asegurando e hice todo el papeleo.

¿Pero sabéis qué? Al final, la opción correcta, de acuerdo con lo que sucedió al final, habría sido “seguramente”. “Seguramente te van a contratar”. ¿Por qué? Porque, al final, firmé el contrato con la universidad esta de Wuhan (en China, claro), pero… pero hubo un problema con el Bureau, con el… ¿Cómo se dice en español? Con el Ministerio de Trabajo. ¿Por qué?

Porque mi universidad todavía no me había dado el título del máster y tenía un certificado supletorio que, en cualquier parte del mundo menos allí, tiene exactamente el mismo valor, validado por el Ministerio de Educación español en China, o sea, por la Consejería de Educación, totalmente validado, verificado, etcétera. Pero, para el Bureau, para el Ministerio de Trabajo en Wuhan, no era suficiente. Necesitaban el título oficial y, como mi universidad llevaba muchísimo retraso con la imprenta, en imprimir todos estos títulos, pues yo todavía no lo tenía. Así que, finalmente me quedé sin trabajar en la Universidad de Wuhan.

Pero bueno, no pasa nada. Al final, acabé trabajando en otra universidad y, como se dice en español, “no llegó la sangre al río”. “No llegó la sangre al río”, es decir, no hubo más problemas. Pero vamos, a esto me refería: que es muy importante diferenciar “seguramente” de “seguro”. Y, después de contaros esta anécdota, seguro que ya… ¡Uhh, mirad! “Seguro que”, seguro que ya no lo vais a olvidar. Bueno, chicos, nos vemos o nos escuchamos muy pronto aquí, en el pódcast “Erre que ELE: Para hablar español”, en el canal de Youtube Erre que ELE o en las redes sociales. ¡Hasta pronto! ¡Chao!

 

Encuentra transcripciones, ejercicios o vocabulario de otros episodios del pódcast “Erre que ELE: Para hablar español” aquí.



Puedes encontrarme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *