7. Tener dos dedos de frente

  • por
Tener dos dedos de frente
Puedes seguir este podcast en iVoox aquí.
Si prefieres Spotify, encuéntralo aquí.
¿Qué tal en Youtube?

 

 

Transcripción de “Tener dos dedos de frente” (podcast y Youtube)

[Yo sí tengo dos dedos de frente, ¿no? Bueno, me parece que más.]

-Jade, tengo que hablar contigo. Deja de comerte la comida de tu hermana, que luego ella te muerde. Si es que a veces parece que no tienes dos dedos de frente.

-Aggg, el maldito vecino lleva ya varias horas con la música a todo volumen. No tiene ni dos dedos de frente.

[¡Hola a todos y todas! Bienvenidos al podcast “Para hablar español”. Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español.]

¿Sabéis ya qué significa tener o no tener dos dedos de frente? Pensemos. La frente está muy cerca del cerebro, ¿no? Entonces tiene que estar relacionado con la inteligencia. Y así es. Antes, allá por el siglo XIX, se pensaba que el tamaño y la forma de la frente estaban relacionados con la inteligencia. Efectivamente, ese es el origen de esta frase. Parece que si tenemos dos dedos de frente sí somos inteligentes y si no los tenemos, no lo somos.

Es decir, más frente = más inteligencia. Menos frente = más tontos.

A partir de ahí podemos jugar con el lenguaje todo lo que queramos.

¡Por ejemplo!

-Toda su vida haciendo tonterías y hoy por fin ha demostrado que tiene dos dedos de frente: ha cortado con su novio.

O sea, podemos decir que sí tiene dos dedos de frente.

-Se ha ido a Inglaterra con solo 50 euros. Es que no tiene dos dedos de frente.

Como veis, podemos decir “no tiene”.

-Se está yendo a correr con la mascarilla puesta. Si es que no tiene ni dos de frente. Se va a morir.

En frases como esta, si queremos enfatizar, dar más fuerza a lo que decimos, podemos utilizar “ni”. Es decir, “no tiene NI dos dedos de frente”. Está bien decir “no tiene dos dedos de frente” y está bien “no tiene NI dos dedos de frente”, pero al añadir “ni” estamos enfatizando más; en otras palabras, estamos criticando de forma más dura.

-Nadie con dos dedos de frente haría lo que él hace.

En esta oración vemos que también podemos utilizar “con”, “con dos dedos de frente”, así que básicamente podemos inventarnos las frases que queramos con esta expresión.

“No tener dos dedos de frente” tiene un significado muy parecido al de “tener pocas luces”, que es el que vimos en el episodio 6 del podcast Para hablar español. ¿Os acordáis?

Con el calor que hace y yo con manga larga. Si es que no tengo ni dos de frente.

 

¿Y vosotros? ¿Qué tal vuestra frente?

Nos vemos o nos escuchamos muy pronto en el podcast “Para hablar español” o en este canal de Youtube “Erre que ELE”. Ya sabéis que tenéis la transcripción en www.errequeele.com, por si la necesitáis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *