Perdona, ¿cómo te llamabas? OTRO USO del PRETÉRITO IMPERFECTO

  • por
Otro uso del pretérito imperfecto

Eeeh… ¿cómo te llamabas? ¿Dónde vivías? ¿A qué hora era la peli? ¡Ninguna de estas cosas son del pasado! Entonces, ¿por qué su verbo es pasado? Este es otro uso del pretérito imperfecto. ¡Imprescindible conocerlo!

Transcripción del vídeo “Perdona, ¿cómo te llamabas? OTRO USO del PRETÉRITO IMPERFECTO”

-Eeh… Una pregunta. ¿Cómo te llamabas… y te sigues llamando?

-¡Hola a todos y todas! Como ya sabéis, me llamo Lucía y soy profesora de español. Hoy vamos a ver un uso del pretérito imperfecto que no se refiere solo al pasado.

¿Cómo es posible? Pero si el pretérito significa pasado… ¿Cómo puede no estar en el pasado?

¡Vamos a verlo!

-Eeeh… ¿cómo te llamabas?

¿Qué ha pasado aquí, chicos? ¿Significa que ANTES se llamaba con un nombre, pero YA NO? ¿Ha cambiado su nombre?

¡Otro ejemplo!

-¿A qué hora salías del trabajo?

-A las 15.00.

¿Esto significa que antes salía del trabajo, pero que ahora ya no trabaja?

¿Qué crees que pasa? ¿El español no tiene sentido?

Pues, en realidad, sí que hay una lógica aquí.

Imagina que yo te pregunto “¿Cómo te llamabas?”. Significa que en algún momento del pasado tú me dijiste tu nombre, pero ahora no me acuerdo. Entonces, el tiempo pasado (“llamabas”, pretérito imperfecto), el tiempo pasado del verbo se refiere a ese momento pasado en el que tú me dijiste tu nombre. Por eso, podemos hacer la broma: “¿Cómo te llamabas… y te sigues llamando?”

Lo mismo pasa con “¿Dónde vivías?”. Tú en algún momento me dijiste dónde vives, pero ahora mismo… no me acuerdo, lo he olvidado. Y eso no significa que ya no vivas allí. A lo mejor sigues viviendo en el mismo sitio. ¿Por qué no?

Aquí, en “¿A qué hora salías del trabajo?” tenemos la misma situación. Yo antes sabía a qué hora sales del trabajo, porque me lo dijiste, pero ahora se me ha olvidado.

¡Vamos a ver más ejemplos!

Él dice:

-¿A qué hora empezaba la serie?

-Te lo he dicho veinte veces. ¡A las 22.00!

Esto es una expresión que usamos muchísimo cuando estamos cansados de repetir lo mismo. “Te lo he dicho 20 veces, te lo he dicho 100 veces, te lo he dicho 1000 veces”. Todas las veces que queráis inventar.

Entonces, él sabía a qué hora empezaba la serie, lo sabía perfectamente, pero, sencillamente, se le ha olvidado. Y ella está cansada de repetírselo.

-¿A qué hora venías? ¡Me aburro muchísimo!

-A las 10.

-¿Qué comíamos hoy? No me acuerdo.

-¡Comida!

Esta es una respuesta muy típica. Cuando estamos cansados de decir lo que vamos a comer, siempre decimos: “Comida”.

Además de todo esto, que sepas que usar el imperfecto en este caso también puede ser una estrategia para DISIMULAR algo que nos da vergüenza.

Por ejemplo, imagina que has estado TODA LA NOCHE hablando con la misma persona en una fiesta. ¡Toda la noche! ¡Y no le has preguntado el nombre! Ahora, después de tantas horas hablando, te da vergüenza preguntarle cómo se llama. Vas a quedar mal, ¿no?

Pero no tienes más remedio, así que le preguntas. Y una estrategia muy buena para hacer la pregunta más suave es el IMPERFECTO.

-Perdona, eh… ¿cómo te llamabas?

En ningún momento se lo preguntaste, pero estás disimulando, como si en algún momento ella (o él) te lo hubiera dicho.

-Perdona, eh… ¿cómo te llamabas?

-Rosa, ¿y tú?

Ahora tengo una pregunta para ti. ¿Es lo mismo en tu lengua? ¿Utilizas también un tiempo pasado para situaciones como esta?

No te olvides de que tienes la transcripción (el texto) de este vídeo y de todos los demás en la página www.errequeele.com, por si la necesitas.

¡Nos vemos muy pronto! ¡Chao!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *