10 consejos para ampliar tu vocabulario en español

consejos para aumentar vocabulario en español

Transcripción del vídeo «10 consejos para ampliar tu vocabulario en español»

-Hola, ¿cómo estás?

-Bien, ¿y tú?

-Bien también, gracias.

-Me gusta el español, ¿y a ti?

-A mí también. Es muy interesante.

¡Aprende vocabulario! ¡Deja de usar siempre las mismas palabras!

-Sí, sí, ¿pero cómo?

– Tranquila, te voy a dar unos consejos para que sepas cómo puedes aprender vocabulario poco a poco, sin agobiarte y de manera bastante eficiente.

Hola a todos y todas. Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español. Vamos a empezar con esos consejos:

  1. Deja de creer que realmente conoces una palabra

El primero: deja de creer que realmente conoces una palabra. De esto ya hemos hablado en otro vídeo (lo voy a dejar por aquí arriba) y es muy importante. Esto me pasa a mí y nos pasa a todos, especialmente cuando nuestra lengua es muy parecida a la lengua que estamos estudiando. Lo que ocurre es que estamos leyendo o estamos escuchando y pensamos que conocemos esa palabra porque la hemos entendido. Y, a lo mejor, sí la conocemos pero nuestro conocimiento de esa palabra es muy pequeño, ese conocimiento es muy poco. No es suficiente. ¿Para qué? Para saber utilizarla.

Entonces, la vamos a ver, la vamos a escuchar y la vamos a entender pero luego, cuando queramos decir exactamente lo mismo, no vamos a ser capaces de utilizar esa palabra porque no recordamos cómo era, porque no sabemos si podemos usarla en ese contexto, etc. Así que no, deja de creer que realmente conoces una palabra y asegúrate de que de verdad la conoces. ¿Cómo? Pues, de nuevo, mírate ese vídeo que te he dicho antes, porque ahí te doy una larga explicación sobre este tema.

  1. Aprende las colocaciones en español

Segundo consejo: aprende las colocaciones en español. No es suficiente con aprendernos palabras sueltas, palabras solas, no. En nuestra lengua, sea la que sea (sea el italiano, sea el francés, el inglés, el alemán, no importa), igual que sucede en todas las lenguas, en español también hay unas palabras que suelen ir juntas y que, cuando no están juntas (alguien cambia algo), un nativo va a pensar “uy, aquí hay algo extraño, aquí hay algo raro”.

Por eso, aprende esas combinaciones, como por ejemplo “echarse la siesta” y no “tomar la siesta”. Esas combinaciones de palabras que siempre van juntas. Eso es una colocación, una combinación estable de palabras. Así que, si te encuentras con alguna, escríbela. No pienses que te vas a acordar, porque en tu lengua, probablemente, digas “go for a walk” y no “dar un paseo”. En español no “vamos a un paseo”; en español damos un paseo. Así que escribe todas esas cosas.

  1. Lee

Tercer consejo: Lee. Esto parece un poco absurdo, pero no lo es. Tienes que leer tanto temas que te gusten (porque siempre lo vamos a escuchar: “lee cosas que te gusten para que estés motivado/a”), pero no solamente temas que te gusten. Tienes que intentar probar temas nuevos. ¿Por qué? Porque si estamos leyendo todo el tiempo sobre los mismos temas, el vocabulario no va a variar, no va a cambiar mucho. Va a ser, más o menos, siempre el mismo. Sin embargo, si nos atrevemos con temas nuevos, conoceremos nuevas palabras y, además, también es posible que nos gusten esos nuevos temas, ¿quién sabe?

Es muy importante también que no leas solamente libros, no solamente novelas. No leas solo eso. Tienes que leer también otro tipo de documentos, por ejemplo: artículos de periódicos, también blogs, Twitter… Ve a Twitter. En español decimos /tuiter/, no /’twider/, /tuiter/. Ve a Twitter, sigue cuentas de temas que te puedan interesar, pero también algunos de los que no tengas ninguna idea pero que te pueda generar interés, que pienses que quizá pueda ser interesante, aunque no los conozcas. Pues sigue esas cuentas de Twitter, lee sus tuits, sigue habitualmente lo que van publicando.

También, como he dicho, lee blogs de diferentes temas, sigue cuentas de Instagram que no sean necesariamente para aprender español, sino cuentas de Instagram o de Facebook (de la red social que sea), en el que publique, por ejemplo, recetas en español. Recetas de comida en español. Cosas así, para que estés leyendo y leyendo en español. Y, de esta forma, necesariamente, te vas a encontrar con nuevo vocabulario.

Pero cuidado, porque que aquí, dentro de este consejo, hay otro consejo muy importante: no detengas, no pares tu lectura cada vez que te encuentres una palabra desconocida, porque si estás leyendo y encuentras una palabra y paras la lectura, vas a buscarla, vuelves a leer, vuelves a parar, vuelves a buscar… vas a dejar de leer, te vas a cansar, va a ser una actividad súper pesada, súper aburrida. Así que no hagas eso.

¿Qué puedes hacer? Si es en un papel, si es en papel, lo subrayas. Si es en una tablet, también la marcas. Intenta marcar esas palabras o, si no puedes marcarlas, escríbelas, pero no las busques. Búscalas al final, cuando hayas terminado de leer. En ese momento, no pararán tu lectura y podrás haber entendido, más o menos, el significado aproximado de esas palabras gracias al contexto.

Y también, muy importante: no busques todas las palabras. No necesitas saber todas las palabras, te vas a volver loco o te vas a volver loca. No necesitas todas las palabras. Busca las palabras que tú pienses que puedan ser útiles para ti, para tu comunicación. No necesitas todas y cada una de las palabras que te encuentras. Eso es absurdo.

  1. Escribe frases con el nuevo vocabulario

Consejo número cuatro: escribe frases con ese nuevo vocabulario. No es suficiente con escribir la palabra, buscar el significado y escribir un ejemplo o el contexto de la palabra. Eso no es suficiente. Tenemos que practicarla. Cuando encontramos una nueva palabra, primero va a pasar a formar parte, primero va a ir a ese vocabulario pasivo. De esto también hablamos en el vídeo que he nombrado antes. Vocabulario pasivo significa que tú, cuando la veas, vas a entenderla, pero no vas a saber usarla. Cuando la necesites no podrás usarla porque no sabes cómo, cómo utilizarla.

Por eso es muy importante que tú recuperes de tu memoria esa palabra, vuelvas a escucharla a propósito en podcasts, en la tele o vuelvas a leerla en un periódico, en un blog, donde sea, y que la practiques. Escribe frases con esa palabra, escribe frases. Frases en las que se vea claramente cuál es el significado de la palabra. No “el cielo es azul”, “la casa es bonita”. Esas cosas NO nos dan información. Escribe frases con esas nuevas palabras en las que se vea claramente cuál es el significado.

  1. Escribe textos sobre temas útiles para ti

El quinto consejo es: escribe textos sobre temas útiles o interesantes para ti. ¿Esto qué significa? Significa que, cuando nosotros leemos, cuando nosotros escuchamos, sí, vamos a descubrir nuevas palabras, pero necesitamos ponernos a escribir sobre algo para ver qué palabras realmente nos faltan. Porque, cuando estamos intentando decir algo, nos vamos a dar cuenta de que: ¿cómo se dice eso? ¿Cómo se dice esto? ¿Cómo se dice…blablablá? Solo nos daremos cuenta cuando intentamos hablar o cuando intentamos escribir. Entonces, es importante escribir textos útiles.

Piensa en qué es útil en tu vida cotidiana o qué puede ser útil en el futuro y escribe un texto así, sobre un tema útil o un tema que te resulte, que te parezca interesante. No hablo de textos de “la contaminación”, “el cambio climático”, no hablo de cosas así. Digo de cosas útiles para tu día a día. ¿Qué haces en tu día a día? ¿Qué cosas escribes? ¿Escribes un Whatsapp pidiendo algo? ¿Escribes un correo a alguien, a alguna empresa? Esas cosas practícalas en español, cosas realmente comunicativas, no redacciones típicas de escuela o de escuela de idiomas, no. Fines objetivos reales de comunicación.

  1. Escribe a mano

Consejo número seis: escribe a mano. Esto puedes decir: “qué tontería más grande”. Pero es que es verdad. Escribe a mano. La razón es: si estamos acostumbrados y acostumbradas a trabajar con el ordenador, es probable que escribamos entre 200 y 300 caracteres por minuto. Esto significa que escribimos muy rápido y no estamos siendo conscientes realmente de lo que escribimos, porque no pensamos.

Sin embargo, si lo escribimos a mano, tenemos que dibujar cada letra, poco a poco. Le vamos a prestar mucha más atención a lo que escribimos a mano que a lo que escribimos en el ordenador. Por eso, esas nuevas palabras, como te va a costar más, va a ser más difícil, va a necesitar más tiempo, la vas a recordar más y mejor. Si las escribes en ordenador, a los cinco minutos se te ha olvidado la palabra

  1. Escucha de forma activa y de forma pasiva

Consejo número siete: escucha de forma activa y escucha de forma pasiva. ¿Qué significa esto? La escucha es que tú estés atentamente escuchando todo, que estés atento o que estés atenta a lo que estás escuchando y entendiendo todo. Que tu atención esté en lo que escuchas. Pero la escucha pasiva es que no estás atento o atenta, estás haciendo otra cosa, estás sacando al perro, estás cocinando, estás limpiando, estás conduciendo. Entonces, tu escucha no está centrada. Estás tú centrado o centrada en otra cosa, no en ese sonido.

Entonces, es importante combinar tanto la escucha activa como la escucha pasiva. Y, además, hay algo ideal: en mi experiencia, me ha sido muy útil combinar primero la escucha activa con, después, la escucha pasiva. ¿Por qué? Si leemos un texto, si sacamos de ahí las palabras nuevas, las escribimos, nos damos cuenta de cuáles son, luego vamos a necesitar practicarlas de diferentes maneras. O, si escuchamos un audio atentamente, por ejemplo, un pódcast. Como, por ejemplo, en el podcast de “Erre que ELE: Para hablar español” el otro día estuvimos hablando de las expresiones con “cara”: “tener mucha cara”, “ser un caradura”, “tener más cara que espalda”.  Español coloquial.

Si tú escuchas ese episodio de forma activa, vas a prestar atención a todas esas palabras y las vas a escribir. Y vas a escribir el significado, vas a escribir ejemplos, el contexto en el que las puedes usar. En ese momento, te vas a acordar. Pero, a lo mejor, una hora después, ya no te acuerdas de todo. ¿Qué necesitas? Necesitas recuperarlo de tu memoria. ¿Y cómo? Con escucha pasiva. No tienes tiempo, probablemente, de sentarte a estudiar otra vez todo, no tienes tiempo de volver a escuchar de manera atenta ese episodio del podcast.

Así que vas a ponerte a cocinar, o cuando cojas el coche, o cuando limpies, y te vas a poner el episodio de nuevo. U otro episodio completamente diferente de otras personas, pero en el que usen estas expresiones. Y vas a darte cuenta, a lo mejor no estás prestando atención, no estás escuchando atentamente, estás pensando otra cosa. Pero, en el momento en que dicen “caradura”, “tener más cara que espalda” o algo así, tu mente va a hacer clic y se va a acordar de qué significaba. Y, entonces, vas a prestar atención, probablemente sin darte cuenta. Entonces ya estás recuperando de tu memoria ese nuevo conocimiento. Y es muy difícil que, si haces esto, lo olvides.

Por eso, mi consejo es que primero lo hagas atentamente, sea la escucha activa o leas atentamente algo y, luego, hagas la escucha pasiva, para seguir recuperando de tu memoria y seguir recibiendo input sobre ese tema, etc. Y, aunque no sea en ese orden, siempre es muy importante que estés expuesto o expuesta a input, a contenidos en la lengua meta, que en este caso es el español. Es muy importante, así que, sea de forma activa o sea de forma pasiva, lo importante es que estés escuchando español.

  1. Utiliza tarjetas de vocabulario

Consejo número ocho: utiliza tarjetas de vocabulario. Para mí, las mejores tarjetas de vocabulario son las que tú haces, las que escribimos nosotros. Pero, si no tienes ganas 0 no te apetece, no te gusta, puedes hacerlo también en aplicaciones del móvil, en páginas webs. Por ejemplo, está Quizlet. Vas a tener la transcripción de este vídeo en errequeele.com, así que ahí puedes encontrar esta página web, Quizlet, para acceder. En Quizlet, tú te puedes hacer tarjetitas con dos caras: una cara y la otra cara. En una cara tú puedes poner la palabra en español y, detrás, la palabra en tu lengua materna o, mejor todavía, la explicación en español y unos ejemplos. Además, Quizlet te permite escuchar el sonido en español. Te permite escucharlo, esto es buenísimo.

Porque no solamente estás practicando la memoria de estar jugando con las tarjetas (“ah, esto significa esto, voy a comprobarlo”). No solamente eso, sino que también puedes escucharlo, puedes hacer ejercicios. Pero a mí, sinceramente, lo que más me gusta es hacerme mis propias tarjetas. Siento que, si yo las escribo, voy a recordarlas mucho más que si simplemente las escribo en el ordenador. Si la tengo en las manos, si las veo, las toco, las manejo, para mí es mucho mejor, mucho más fácil recordar el nuevo vocabulario.

Este es mi bol con vocabulario, por ejemplo, en chino, ¿no? Aquí tenemos una de mis tarjetitas para aprender chino. Y, entonces, por delante, me escribo los caracteres y, por detrás, me escribo el pinyin, para saber cómo pronunciarlo. Y también el significado. Lo ideal sería que me escribiera frases detrás y hay veces que lo hago y hay veces que no lo hago, porque soy un poquito vaga. Pero si tú no eres tan vago o tan vaga como yo, lo ideal es que en una cara te escribas la palabra en español (o en el idioma que sea) y, por detrás, una explicación en el mismo idioma de qué significa y un ejemplo, al menos, o dos ejemplos.

  1. Usa los tiempos muertos para repasar

Consejo número nueve: usa los tiempos muertos para repasar. Esos momentos en los que estás perdiendo el tiempo, que estás en una cola en el banco, que estás yendo en autobús, que estás yendo en tren, estás haciendo algo en que estás perdiendo el tiempo. Pues lleva tus tarjetitas contigo. Por ejemplo: lleva tus tarjetitas contigo y ve repasando. Estás viendo una serie pero no estás prestando demasiada atención. Puedes tener tus tarjetas contigo y estar jugando: blablablá, blablablá, blablablá (diciendo qué significa o, simplemente, siendo consciente de que significa eso).

Algo que yo hago que puede serte útil es agrupar, cada vez que tú juegas con las tarjetas, agruparlas en diferentes montones. El montón, la columna de las que sí conozco, de las que recuerdo. “Ah, esta me acuerdo, pero no muy bien”. Pues en otro montón. “Y esta… no tengo ni idea”, así que en otro montón. Y así, trabajando y trabajando. A mí me funciona genial, es mi única forma de aprenderme los caracteres chinos.

  1. Busca las palabras en el diccionario de la RAE 

Consejo número diez: busca las palabras en el diccionario de la RAE. ¿Y qué es la RAE? La Real Academia Española. Entonces, busca los significados de las palabras en el diccionario que se llama “diccionario de la lengua española”. ¿Por qué? Porque es buenísimo. No te estoy diciendo que compres el diccionario y vayas buscando. Si quieres sí pero, para mí, es mucho mejor tener la aplicación en el móvil o buscarlo en el ordenador, escribir la palabra y te saldrán todos los significados, todas las acepciones. Acepción número 1, 2, 3, 4… Y, después, detrás de cada significado, hay un ejemplo. Por eso es buenísimo, porque tienes los ejemplos. Tienes la explicación en español, un ejemplo. Otra explicación (porque, normalmente, las palabras tienen muchos significados).

Y también es muy bueno porque, en el diccionario de la RAE, la Real Academia Española, además de los significados estándares, abajo, abajo, abajo, en la aplicación o en la página web, abajo, vas a ver expresiones con esas palabras. Por ejemplo, si has buscado la palabra “mano”, te van a salir un montón de las expresiones que tenemos con la palabra “mano”. ¡Eso es buenísimo! Si buscas la palabra “cara” te van a salir las expresiones con la palabra “cara”. Quizá no todas ellas, pero sí muchas.

Por eso te animo a que te descargues la aplicación de la RAE en el móvil y vayas buscando. Y, cuando te encuentres algo raro, como, por ejemplo, “caradura”, “mano a mano”, algo así que no entiendes, ve a la RAE, pon “mano” y baja, baja, baja y, en la lista de expresiones, probablemente encuentres qué significa “mano a mano” y otras muchísimas cosas útiles.

Dime en los comentarios si te han parecido útiles y si te han gustado estos consejos. Nos vemos en el próximo vídeo. Hasta pronto. ¡Chao!



Puedes encontrarme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *