3. Discutir en español enfadados

Puedes seguir este podcast en iVoox aquí.
Si prefieres Spotify, encuéntralo aquí.
¿Qué tal en Youtube?

 

Transcripción del episodio “Discutir en español enfadados” del podcast “Para hablar español”

¡Hola a todos y todas! Bienvenidos al podcast “Para hablar español”. Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español.

Si recordáis, en el último episodio vimos cómo discutir en español con educación, de forma suave, indirecta, sin sonar agresivos. Hoy, vamos a ver cómo podemos discutir en español cuando estamos enfadados. Es decir, cómo podemos contraargumentar, discutir una idea, sin preocuparnos demasiado por si nuestro interlocutor se enfada, porque nosotros ya estamos enfadados.

Como os dije, vamos a utilizar exactamente los mismos ejemplos que en el episodio pasado.

¿Empezamos?

-La idea que propone Alejandra para este proyecto me parece muy mala.

-¿Perdona? ¿Acaso tú te has preocupado por proponer alguna?

-¡Ana está súper antipática últimamente!

-¿Pero qué dices? Si eres tú quien está súper arisco.

-¡Nunca haces nada en casa!

-¿Que nunca hago nada en casa? ¡Si no hago más que barrer, fregar, bajar la basura y un montón de cosas más!

-Esas personas no hacen nada útil.

-¿Cómo? ¿Pero qué dices? Esas personas hacen más por nosotros que cualquier otro.

-Este pueblo es horrible.

-¿Qué estás diciendo? Este pueblo tiene muchísimas cosas buenas, aunque no las sepas apreciar.

De igual modo que os dije en el anterior episodio, todo depende del tono. ¿Por qué? No es lo mismo, insisto, que yo diga “¿Cómo? ¿Pero qué dices?” así de agresiva, a que yo diga “¿Cómo? ¿Pero qué dices?” de forma más suave.

Resumiendo, para discutir mostrándonos enfadados son muy útiles la repetición, es decir, repetir la frase que ha dicho nuestro interlocutor con un tono no muy simpático y en forma de pregunta. También, otros recursos como “¿Perdona?”, “¿Qué?”, “¿Cómo?”, “¿Pero qué dices?”, “¿Qué estás diciendo?”… Esas y todas las que se nos ocurran, porque el español, como ya sabéis, es una lengua que nos da muchísimo juego para todo lo que se nos pase por la mente.

¡Nos escuchamos en el próximo episodio!

¡Te espero! ¡Chao!