Español coloquial: ¿Qué significa «ANDA»? Una interjección BÁSICA en español

Qué significa anda

¡Aprende español coloquial de España! ¿Qué significa «anda que» en español? ¿Y «anda ya»? ¿Y «anda, anda»? ¡Vamos!

Transcripción del vídeo «Español coloquial: ¿Qué significa ANDA? Una interjección BÁSICA en español»

– ¡Anda! ¿No jodas?

– Haz la comida, anda

¡Hola a todos y todas! Como ya sabéis, mi nombre es Lucía y soy profesora de español. Hoy vamos a ver un tema que vimos hace tiempo en el pódcast “Erre que ELE: Para hablar español” pero que me parece necesario tenerlo también aquí, en Youtube, porque la palabra “anda” es de uso cotidiano (la usamos bastante a menudo los españoles) y, sin embargo, muchos estudiantes de español no saben qué significa. Como siempre, tienes la transcripción de este vídeo en errequeele.com. Te dejo el enlace aquí abajo.

¡Anda! ¿Qué significa “anda”? ¿Es el imperativo del verbo “andar”: “tú… anda”? ¿Es una orden? Pues sí. “Anda” es el imperativo de la segunda persona del singular (tú) del verbo “andar”.

Para dar una orden, para dar un consejo: “¡Anda!” “Venga, anda…”. Por eso, a veces, yo le he dicho a algún estudiante o a alguna estudiante: “¡anda, nosequé…!”. Y me dice: “¿Que ande? ¿Adónde?”.

Entonces, cuidado. Sí, es el imperativo del verbo “andar”, pero también tiene muchos otros significados, porque “anda” se ha convertido en una interjección. Y, por eso, a los españoles nos podéis escuchar frases como: “¡Anda! ¡No me digas!”. “¡Anda! Blablablá…”.

Se ha convertido en una interjección, chicos. Una interjección es la palabra más básica, lo más básico de cualquier idioma. ¿Por qué? Porque es un sonido que utilizamos para expresar alguna emoción. Por ejemplo, son interjecciones las siguientes: ¡ah!, ¡uy!, ¡bah!, ¡uf! Pero también son interjecciones palabras que no son solamente sonidos, sino que también pertenecen a otras categorías gramaticales como, por ejemplo, los verbos: vamos, venga, mira, etc.

“Mira, que al final no voy”. Ese “mira” no es de “mira” del verbo “mirar”. Ese “mira” es una interjección.

Y el “vamos, vamos, vamos” no es que nosotros vamos a algún sitio. Estamos, por ejemplo, animando a algún equipo de fútbol o a algún equipo de lo que sea.

“Venga, que al final voy yo también”. Ese «venga» no es de “usted, venga aquí”. No, es una interjección. Y una de esas interjecciones que también pertenecen a otra categoría gramatical (en este caso a los verbos) es “anda”.

¿Para qué utilizamos “anda”?

Muchas veces, para mostrar sorpresa:

¡Anda! ¿Qué dices? ¿Te ha tocado la lotería! ¡Qué fuerte!

¡Anda! ¿Pero tú no estabas en Madrid? ¿Qué haces aquí?

¡Anda! ¿Te has ido de vacaciones? ¿Ahora con la COVID-19? Increíble.

También usamos esta interjección para animar a alguien a hacer algo.

Por ejemplo:

¡Anda, cómprame ese coche!

¡Anda, ponte a estudiar ya!

Anda, dile que estás enfermo y que no puedes ir a la cena.

 

Mucho ojo (o sea, mucho cuidado o mucha atención), porque también podemos usar “anda” en un sentido negativo.

Vamos a verlo:

Si yo digo “¡anda, anda!” estoy expresando rechazo por lo que estás diciendo.

¡Anda, anda! ¿Que mi perra es fea? ¡Anda, anda! ¡Tira a tu casa!

¿Que los churros con chocolate están horribles? ¡Anda, anda!

¡Anda, anda! ¡Que ya te he dicho que pago yo!

Es, más o menos, el mismo significado si añadimos “ya” al final. ¡Anda ya! O sea, “anda ya” significa también, igual que “anda, anda”, que no estamos de acuerdo con lo que nos dicen o con lo que está pasando:

¿Que Pablo Alborán es mexicano? ¡Anda ya! ¡Que es español, hombre!

De hecho, también usamos mucho “anda ya” cuando no nos creemos algo:

¡Anda ya! ¿Te has comprado un coche? No me lo creo… no me lo creo.

¿Que tú has quedado con ese chico? ¡Anda ya! No te lo crees ni tú.

¿Sabéis qué? Pues que aún tenemos más significados con “anda”, y varios de ellos son con “que” al final, o sea, “anda que”. Lo usamos de diferentes maneras: para criticar o para intensificar algo que queremos decir. Por ejemplo:

¡Anda que me dices algo! ¡Y yo aquí esperando!

¡Anda que no me ha costado hacer este trabajo! ¡Virgen Santa!

¡Anda que me ayudas! Tú ahí mirando y yo aquí, sudando como una cerda.

Y otra cosita con “anda que” es que lo usamos también como un ataque en respuesta a otro ataque:

– ¡No has hecho nada en todo el día!

– ¡Pues anda que tú!

– Hijo, has suspendido todas las asignaturas.

– ¡Pues anda que Fernanda!

 

Hasta aquí esta interjección. Podéis decirme: “¡Anda ya, Lucía! ¡Si seguro que tiene más usos!”. A ver, claro que tiene más usos, todo en español tiene más usos. Pero estos son los más importantes y tampoco os quiero “bum”… bombardear. Así que venga, anda, chicos, nos vemos otro día. Nos vemos otro día no, ¿eh? Porque aquí tienes muchos más vídeos que tienes que seguir viendo. Hasta pronto. ¡Chao!

 

En el pódcast «Erre que ELE: Para hablar español»

También estuve hablando sobre este mismo tema hace un tiempo en el pódcast. Si te encanta escuchar español mientras estás haciendo otra cosa, aquí te dejo el episodio.

Más español coloquial

En el blog, en Youtube y en el pódcast vas a encontrar muchísimo más español coloquial. También, claro, en Instagram y Facebook. Pero bueno, ¡vamos por partes! Si quieres que de vez en cuando te envíe correos con un poquito de español coloquial, suscríbete al blog; si no, puedes empezar por esta lista de reproducción en Youtube :).



Puedes encontrarme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *